La primera entrevista con Fidel Castro: “yo no tengo resentimientos”

La primera entrevista con Fidel Castro: “yo no tengo resentimientos”


Castro declara su propósito en la primera entrevista. La restauración de la paz en Cuba — el propósito principal, dice el líder de los rebeldes en el camino a la Habana

Autor Jules Dubois

Holguín, Oriente, Cuba, 3 De Enero.

Tomé el primer después de ganar una exclusiva entrevista con Fidel Castro, comandante en jefe de la tierra, la armada y las fuerzas aéreas de Cuba. El desfile de su victoria se detuvo en el devastado por la guerra de la segunda ciudad más grande en la provincia de Oriente en el camino a la Habana.

Castro me dijo que iba a llegar a la Habana el miércoles. Él no parece estar agotado por tres días sin dormir y las noches, Castro mente, sus palabras suenan realmente sincero.

Vestidos con monos de color caqui, despojado de las insignias, Castro dice que no va a usurpar cualquier rango por encima de los principales.

Combina la victoria

Castro dice que él necesita para fortalecer la situación militar en la isla. Esto lo hace en el camino a la Habana. En cada ciudad a lo largo de la manera y en todo tormentoso aclamado — se asegura de que todas las armas estaban en manos de las tropas de Batista, sin reservas entregó a sus tropas.

Mi entrevista con Castro tuvo lugar en la sede, que se encuentra en la tecnología de la construcción de la escuela en las afueras de la ciudad.

Castro acababa de terminar una reunión importante con varios comandantes, incluyendo las principales Aníbal Castillo y mayor A. E. Lussana. Ellos se enfrentan a graves desafíos — el restablecimiento de la paz en Cuba y un fin al derramamiento de sangre.

Una entrevista detallada

Cuando llegué, Castro habló con Castillo y Lussana por varias horas y estaban a punto de continuar su viaje en Las Tunas. Accedió a hablar durante diez minutos, que se convirtieron en una hora y media.

Castro me dijo que él va a presentar plenamente al gobierno civil del Presidente interino Manuel Urrutia. Dijo que Santiago de Cuba seguirá siendo la capital temporal y Urrutia no vivir en el Palacio presidencial en la Habana.

Cuando me preguntó si me muevo [extranjero] diplomáticos en Santiago, Castro dijo que es una tarea sobre la que él no ha pensado. Agregó que el gobierno y el comando de las fuerzas armadas, permanecerá en la Habana.

Castro dijo que su principal misión ahora es fortalecer la paz y evitar más derramamiento de sangre.

Fidel Castro Jules Dubois

Foto: AP

El pago por la traición

Él estaba angustiado por las acciones de mayor General, Eulochio, Cantillo [Porras] que antes del año Nuevo, condujo la revolución para derrocar a Batista.

Castro dijo que Cantillo no sólo engañó a él, pero también responsable por el caos que se desató en la Habana, y también por el hecho de que Batista y “otros delincuentes lograron escapar”.

“Tuve una reunión secreta con Cantilo 28 de diciembre, dijo Castro. — Cantelo voló en un molino de azúcar, aquí, en el Este de consultar conmigo. Estamos de acuerdo en que el derrocamiento de Batista en tres horas, de 31 de diciembre, sin disparar un solo tiro. Tengo estos mensajes de Cantilo”.

“Entonces, Cantilo regresó a la Habana. Después de su regreso, él me envió otro mensaje, donde habló acerca de la necesidad de posponer todo para un par de días. Luego me dio a sus columnas de una orden de la preparación para el ataque de Santiago”.

El plan de paz

“El plan nunca fue producida por un solo disparo. Lo previsto por lo que para evitar más derramamiento de sangre. Y luego, Cantillo, para mi sorpresa, en la mañana del Nuevo año ha comenzado una revolución y permitió a Batista y a todos los demás para escapar, aunque él estuvo de acuerdo conmigo en que Batista debe ser detenida junto con todos los demás.

No he tenido la necesidad de tal transacción, porque tengo 20 días de fresado todo el ejército y la trajo a la rendición incondicional. No estoy bromeando. Después de 20 días, superé todo el ejército.

Pero no todos los oficiales eran como, Cantillo. El militar, los capitanes de las fragatas hizo y se unió a nosotros. Se me ordenó atacar Santiago, a las siete de la mañana, en el nuevo año, si no la rendición incondicional, y terminamos en Santiago sin disparar un solo tiro”.

El soborno debe llegar a su fin

Castro dijo que Cuba será la absoluta libertad de la prensa, el soborno y la corrupción en el gobierno estará terminado.

Le pregunté a comentar sobre los cargos el año pasado hizo el dictador de la República Dominicana, Rafael Leonidas Trujillo, quien dijo que él era la venta de armas a Batista, porque Castro fue recibido de los submarinos rusos.

Castro respondió: “Si yo tuviera a alguien para ayudar a [armas], Batista no iba a durar seis meses. Si lo que me dijo que Trujillo era cierto, la gran base naval Norteamericana en la Bahía de Guantánamo no vale un centavo, porque los rusos tendrían que nos proporcionan debajo de sus narices”.

Castro rechazó cualquier vínculo, “Movimiento 26 de julio” con los Comunistas.

Lo que los medios de comunicación, escribió acerca de la llegada de Castro al poder en enero de 1959

El Informador, El 1 De Enero De:

Continúa la batalla con el grupo rebelde. La propuesta mundo rechazada. El líder rebelde de Fidel Castro, hoy no aceptar la oferta de paz de parte del nuevo gobierno y ordenó a sus tropas para continuar la ofensiva en todos los frentes.

Le Monde, 3 de enero de 1959: una aventura sin Precedentes

Tensa confrontación entre Fidel Castro y Batista, que duró dos años, terminó inesperadamente el jueves en la madrugada. El rebelde abogado, cuya poderosa silueta, sin afeitar la cara, y los puros constantemente apareció en las páginas de las publicaciones internacionales, ganó una victoria sobre un terco dictadura “Sargento”.

ABC, 3 de enero de 1959, las Tropas de Fidel Castro entrar en la Habana

En las primeras horas de la mañana las tropas victoriosas de Fidel Castro comenzó a entrar en la capital, tomar la avenida de los Presidentes… al mismo tiempo en la radio se anunció que “las fuerzas armadas de la República están ahora bajo el mando de Fidel Castro”, que es un poco más tarde en el triunfo, bajo el rugido de los tanques y el rugido de aplausos, tomó la ciudad de Santiago de Cuba.

El Boletín Diario, 3 de enero de 1959: el silencio triunfante a la Habana de la llegada de Castro

La tranquilidad de la Habana llegada triunfante de líder rebelde de Fidel Castro y del Presidente provisional, Manuel Urrutia, que marcará el fin victorioso de la rebelión que derrocó al Presidente Fulgencio Batista.

La Católica Courier Journal, 9 de enero de 1959: Cuba ha prometido la era del espíritu del Cristianismo

La victoria del líder revolucionario Fidel Castro, dijo que con el derrocamiento del Presidente Fulgencio Batista de Cuba entrando en una nueva era en la que el espíritu del Cristianismo prevalecerá.

El Wall Street Journal, 5 de enero de 1959: Castro canceló una huelga General después de los enfrentamientos de la remisión

Victorioso, el líder rebelde de Fidel Castro canceló una huelga General paralizó Cuba, como sus partidarios tomaron el poder, después de que Fulgencio Batista huyó a la República Dominicana.

El Washington Post, 11 de enero de 1959: Castro permitió a los turistas de juego de azar

El líder rebelde de Fidel Castro, dijo hoy que los turistas extranjeros se les permitirá seguir los juegos de azar en Cuba.

Blanco y Negro, 10 de enero de 1959: la victoria de los Castro — es el fruto de la heroísmo y tenacidad de los rebeldes

Cuando el gobierno pensó que había muerto, una fuente en América del Norte reveló al mundo que el líder de la revolución está a la ofensiva con armas en sus manos.

La decisión del Presidente

Me preguntó a Castro si ella está familiarizado con el anti-Comunista de los principios de Urrutia. Él dijo, “he hablado mucho con Urrutia y yo sé que él se adhiere a los principios democráticos”.

Castro hizo hincapié en que él va a hacer todo lo posible para que ninguno de los dos tenía la impresión de que él, no Urrutia, será el Presidente de Cuba. Él insiste en que él va a presentar a la autoridad Wrtie y fortalecer los logros de la revolución en el cargo de jefe de las fuerzas armadas.

Él dijo que no sabe cuánto tiempo va a tomar este post como que tiene “muchas cosas importantes y urgentes responsabilidades que se asocian con la gente común, los trabajadores y los agricultores y mejorar sus vidas”. Esto puede ser interpretado como un indicio acerca de sus ambiciones presidenciales, la posibilidad de elecciones y la transformación del “Movimiento 26 de julio” en el partido.

Castro, en respuesta a otra pregunta, dijo que él no tiene quejas en contra de NOSOTROS, los Estadounidenses, “como ellos no tienen la culpa de los errores que fueron cometidos por los diplomáticos”.

Sin ánimo de ofender

“Cuando se gana una victoria, no hay espacio para el resentimiento, dice Castro — yo no tengo ninguna ofensa, que es difícil, dado que los estados unidos bomba que se supone que iba a venir a Batista, cayó a nuestras tropas y a nuestra gente indefensa.”

“Los esfuerzos de Batista y su constante de las intrigas de la relación entre estados UNIDOS y Cuba ha sido socavada. No entiendo cómo podríamos ser acusados de secuestrar a un hombre de Texas empresas de Santiago. Arrestamos por razones de seguridad, no se trataba de un secuestro”.

Castro insiste en que si bien los Estadounidenses poseer la fábrica de azúcar o de la empresa en Cuba se niegan a pagar los impuestos exigidos por el gobierno de Castro, su propiedad no está amenazada.

La represión no es

“Nosotros no tenemos ninguna forma de represalia contra quienes se niegan a pagar impuestos, que hemos introducido”, dice Castro. “No sólo debemos respetar a cada pieza de bienes de América, pero para protegerla. Me pregunto cómo las empresas Estadounidenses que se niegan a pagar impuestos sentirían si les preguntamos a pagar dichos impuestos, en el que se introdujeron Batista los últimos dos años por el pueblo de este país”.

A la pregunta, ¿cuál es la posición de Castro en el desarrollo de las relaciones entre Cuba y los Estados unidos, respondió que esos asuntos fueron abordados por el Presidente Urrutia. Pero agregó: “Si los estados unidos podrían tratar a Cuba en un ambiente cordial y respetuosa, nuestra actitud frente a los Estados unidos van a respetar”.

Fuente